5 tips para cuidar la piel en invierno

La piel es un órgano fundamental que protege nuestro organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas, calor y frío. Es importante mantenerla en las mejores condiciones posibles, ya que es nuestra carta de presentación y debemos garantizar su buen estado de salud. En invierno los cambios bruscos de temperatura tienden a deshidratarla, irritarla y enrojecerla. Por eso debemos modificar nuestra rutina de belleza habitual, siguiendo fáciles consejos, para que mantenga su elasticidad, suavidad y belleza.

Sé fiel a tu rutina de belleza

Se fiel a tu rutina de belleza

Las temperaturas extremas del invierno requieren el aporte de una mayor hidratación. Realiza tu limpieza diaria, exfolia la piel por lo menos dos veces a la semana.
La temporada es buena para incluir cremas nutritivas que induzcan a la reparación celular y estimulen la producción de colágeno. Apóyate en los aceites vegetales como el aceite de sésamo o de almendras que hidratan, nutren y protegen la piel. Puedes bajar el factor de protección solar de tu crema (SP 30), pero no omitirlo. Pon especial atención en los labios y en la piel de manos y pies.

Mejora tus hábitos diarios

El frío es el principal enemigo durante el invierno, por lo que debes mejorar tus hábitos diarios y adaptar tus cosméticos al cambio estacional.
De nada sirve una rutina de limpieza, hidratación y nutrición si sigues empleando productos de baja calidad. Si tienes duda sobre los productos a utilizar puedes probar la Abiby box: en una caja única recibirás todos los productos que necesitas para el cuidado de tu rostro, cuerpo y cabello, en base a tus necesidades y a la estación del año. Además, los productos de Abiby están en línea con la cosmética natural, que ofrece el equilibrio, la renovación y la protección que toda piel necesita.

Come bien

Come bien

Beber mucha agua y seguir una alimentación sana y balanceada es la clave para lucir una piel radiante, suave y tersa. Elige alimentos ricos en vitaminas, ácidos grasos esenciales y minerales, principalmente de naturaleza antioxidante. Una dieta que, además de los alimentos tradicionales, incluya frutas frescas, verduras de hojas verde, hortalizas, frutos secos, cereales integrales y aguacate será perfecta para tu salud.
Evita alimentos procesados, un consumo excesivo de sal, harinas refinadas, bebidas azucaradas o dulces que restan luminosidad y elasticidad a tu piel.

Respeta tu rutina de sueño

Debes dormir por lo menos 8 horas diarias. Recuerda que la piel es el reflejo de nuestro día a día y nada se nota más que las noches de desvelo.
Dormir es un gran tratamiento de belleza, que repara los daños del día y evita ojeras y bolsas. Se ha demostrado científicamente que la falta de sueño acelera los signos del envejecimiento y destruye la capacidad de la epidermis para regenerarse, acción que se realiza durante las horas de descanso. La falta de sueño afecta la oxigenación celular y aumenta el estrés, lo que hace que empeoren las afecciones dermatológicas.

No abandones tu rutina de ejercicios

 

No abandones tu rutina

El deporte estimula la circulación sanguínea, favoreciendo la oxigenación y nutrición de la piel. Además, el sudor aumenta la temperatura corporal, favoreciendo la eliminación de la suciedad en la piel. El resultado será una piel más limpia y luminosa.
Hacer deporte ayuda a reducir el estrés, ayudándonos a dormir mejor. Puedes adaptar las rutinas que normalmente sigues al aire libre y realizarlas en la comodidad del hogar. Muchos entrenadores comparten sus rutinas de ejercicios virtualmente, ¡así que no hay excusas!

¿Tenéis otros consejos para compartir?

Si te gusta comparte!Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>